Sunday, April 23, 2017

Si callo va contra mi naturaleza.

Si callo mi pensamiento va contra mi naturaleza, es por consecuencia que diré lo que pienso.

Si guardo silencio me hago cómplice de lo que veo.

Si cierro mi boca es una menos que no difunde, que no contribuye a despertar en otros la conciencia de lo que vivimos en México y el mundo.

Si no dejo salir de mi ser el enojo ante la injusticia, la corrupción y el maltrato, enfermo. 

Si sonrío porque son amistades, les sigo la corriente y le pongo un candado a mi voz, solapo y no los traiciono a ellos, me traiciono a mí misma.

Hay demasiada complicidad en la corrupción, granitos que hacen una gran bola que cobra fuerza y ya nadie la puede parar. Y por eso aunque a muchos les choque el cambio SÍ empieza por uno.

¿Por qué no empiezas por difundir?, ¿por qué guardas silencio haciéndote indiferente a lo que vivimos?, ¿por qué no alzas tu voz?, ¿por qué no haces ver a otros, los más cercanos a ti que todo empieza por ser cómplices de una u otra forma con ellos?.

Si callo va contra mi naturaleza. 

Con mi voz, con letras, mis redes sociales, de alguna forma hago saber al mundo que no estoy de acuerdo con esa forma de vida. Que un país tiene mucho más que un cuchitril de ratas, que roban y no sacian su hambre de poder y dinero. Los cuales no se llevarán a la tumba.

Si callo se muere  una parte de mí. Difunde.

Friday, April 14, 2017

Esperándote.

Tengo besos suspendidos en el tiempo, abrazos y caricias esperando por ti.

Podría ponerle nombre a cada minuto que veo pasar, pero me acabaría todos los que pudiera inventar pues se me hacen una eternidad.

Pierden vida las manos sin tu piel cada segundo que pasa.

Mientras los besos están suspendidos, los labios impacientes no encuentran la calma.

La mirada, sí está perdida a veces viendo un punto fijo pensándote.

El cuerpo sabe que no estás y no queda más que esperar, se inventa actividades para "distraerse".

El alma es triplemente impaciente, para ella no hay calmantes, y la mía se vuelve aún más rebelde, no entiende razones, no comprende pensamientos. Le busco formas tranquilizantes, la engaño con letras para ver si baja la guardia y al menos reposa en calma. 

Sencillamente te extrañamos, mi mente, mi cuerpo y mi alma. Dejas tanto vacío cuando te vas, mi compañero, mi cómplice, mi amigo, amante, novio, mi hombre.  Te amamos. 

Eres la respuesta a la pregunta de todas las noches.

Eres la más hermosa coincidencia que en la vida hubiera pensado o imaginado que sucedería...

Hace 5 o 6 años justo en este medio por el cual estoy compartiendo mis letras, la vida se encargó de ponernos en el mismo sitio y nos seguimos. Creo que Dios hace todo tan perfecto. Coincidencias que se vuelven historias que encajan a la perfección en el tiempo exacto, ni más ni menos.

Hoy me sigo sorprendiendo después de 4 meses y medio y yo creo que jamás voy a dejar de hacerlo al solo pensar en nuestra historia. 

Eres la respuesta a la pregunta de todas las noches desde que tengo uso de razón, tal vez ni cumplía los 20 años cuando ya pensaba en ti. Muchas veces te visualicé con esa silueta, con ese cabello, peinado, etc, y lo único que me faltaba por ver eran los detalles de tus facciones. Ya te imaginaba justo así y la pregunta a diario antes de cerrar los ojos era ¿dónde estás?. Imaginaba muchos lugares, incluso fuera de México, me preguntaba si Dios se había encargado de crearte para mí o simplemente se había olvidado.

Cual vil huracán entraste a mi vida, sin pedir permiso, sin avisar, así con esa fuerza llegaste.

Hace 4 meses la vida me sorprendió y fue literal porque estaba en el limbo, perdida en mis cosas, ya tan acostumbrada a estar sola, sin embargo, algo me decía que en cualquier momento llegarías. Y así fue, el verdadero amor llega sin previo aviso, supe que esto era especial porque en la vida ni cuando fui jovencita había sentido lo que todos llaman las mariposas en el estómago, el nervio de punta, el insomnio pensando en el momento de verte. Y efectivamente, me dejaste pasmada, sin palabras, sin aliento y me hiciste tuya desde que encontraste tu mirada con la mía.

Gracias a la vida que sí lo cura todo con amor, gracias a ti por estar desde ese primer momento y no soltarme ni un minuto más a partir de ahí. Por cada llamada, por sostenerme con tu voz mientras físicamente estamos a algunos kilómetros de distancia. Por hacerte presente de mil formas y eliminar cualquier espacio, porque todo lo haces nuestro. Gracias por la paciencia y la fuerza, por las risas y la complicidad.

Y por cada noche compartida, por tus besos donde me pierdo y todo aquello que está mal en mi vida desaparece y mi sangre se llena de algo llamado amor, alegría y deseo. Por los brazos que me cobijan, me abrazan, me protegen y me envuelven para ser suya. Gracias por las manos que tomaron las mías desde aquél primer momento y no me sueltan, que sostienen las mías, que me ayudan, me cuidan, me acarician y también me hacen suya recorriendo todo mi cuerpo.  

Por tus miradas donde encuentro mi pedazo de cielo y ahí soy feliz. Por lo que aún nos falta por vivir gracias a la vida y a ti.

Nuestra historia empezó hace casi 6 años y no lo sabíamos aún.

Gracias por nosotros.

Dedicado a mi amor @_3mpori0_



El otro yo en el espejo de la fortaleza.

Abrir los ojos, recordar que un día más se asoma pero algo dentro de ti no quiere amanecer, ni abrir los ojos, ni despertar, menos ver la realidad. Se vuelve un debate en la cama entre levantarte o no. Finalmente lo haces, pero no ha pasado ni la primera hora del día cuando se escurren las lágrimas sin pedir permiso, sin avisar, sólo brotan así como el agua que encuentra su cauce. Entonces es ahí cuando sabes que todo está mal contigo, que por mucho esfuerzo que pones estás quebrada y la fortaleza que todos ven... hoy es debilidad y fragilidad de un ser humano.

No hace mucho recibí muchos mensajes de admiración, hasta cierto punto de porras, de que sí puedo con la situación en curso. Hubo un lado de mí que sintió bien al recibirlos,  mi otro yo contestaba en pensamiento si supieras que no soy tan fuerte, si conocieras mi debilidad. 

Nada fácil vivir a diario una enfermedad de un ser querido, el cual depende totalmente de ti. Ya lo había vivido con mi madre 9 años atrás, pero entonces éramos 3 personas más los agregados, mucha gente alrededor ayudando y sin embargo, hubo un punto en el que perdí la noción y yo sólo sentía una especie de pesadilla. Cuando esas rutinas de hospitales, agujas, sangre, etc., le ganan al amor que sientes por tu ser querido, cuando penetran en el día a día en lo más profundo de tu ser, cuando te despojan de todo, yo creo que es algo como alucinar, no sé, aún no logro describirlo del todo. Pierdes el sentido de la realidad, a veces parece un sueño.

Y hoy lo vuelvo a vivir con mi padre, sólo que 9 años después estoy sola con él. No hay nadie más en el día a día. Y ahí donde ven una mirada fuerte, del otro lado de esa fortaleza estoy yo casi sin fuerzas, cargando una silla de ruedas cuando se requiere salir, luchando con ella para meterla en mi carro, mentando madres, sin contar las mil vueltas de trámites en el Imss, tratando de calmar mi propia alma. Las noches y carreras a urgencias. Un año sin parar de lo más fuerte, sin contar los 9 años transcurridos de una u otra cosa, pero los últimos 365 días se han vuelto sumamente pesados. He dejado de lado mi negocio, trabajos, amigos, amigas, salidas, etc. 

Entonces se vuelve una lucha interna no sólo de medicamentos, de atender algunas cosas básicas de alguien enfermo, sino también de saber lidiar con la frustración del trabajo, del cansancio, de la monotonía y la tristeza.

Mi otro yo no es el que todos ven, es lo que hay detrás, es el verdadero ser humano frágil, que aún le falta mucho para ser alguien como lo ven por fuera, es aquella mujer que permite ser el barro para el alfarero, que su espíritu pase por el fuego día con día para ser moldeado. Pero ese fuego duele, quema y arde. 

Sólo el amor sostiene en todos los sentidos, el amor entre familia, el amor de tu pareja, el amor que le tengo a mi papá cuando lo veo peor de frágil que yo, vulnerable y que no haya alguna otra mano para que se sostenga o le pase agua, medicinas, etc. Ahí donde las fibras más finas del alma son tocadas se derrama la fortaleza en ti y sacas fuerzas de la nada para seguir en pie y pasarle ese vaso de agua. Tenderle la mano para que se levante y estar al pendiente aunque duermas, porque en el fondo estás en constante estado de alerta y por lo tanto, no descansas al cien por ciento.

Trato de comprender desde todos los puntos de vista, religioso, esotérico, de los cursos y talleres que he tomado, que si no has superado algo se vuelve a repetir la historia, que si Dios interviene para algo, que dependiendo la actitud se supera tal o cual cosa. Mil preguntas sin respuesta aún, sólo pienso que como la mía hay mil historias unas más pesadas que otras. Que finalmente un día todo pasará, pero que largos se vuelven los minutos, los meses, cuando también tu tiempo sientes que se va, que los días no pasan en vano, que llega otro cumpleaños y tu vida está de alguna forma detenida. Que no puedes ir y venir a tu antojo, que alguien espera por ti pero te sientes estática.

Y sabes que toda esa gente que envió sus comentarios dicen la verdad sobre ti, cuando te secas las lágrimas y continúas haciendo las cosas, la toalla aún no la tiras, cuando pasan las horas y aún tienes esperanza de retomar tu negocio, cuando cierras los ojos y piensas en aquél viaje que siempre has soñado en ganarte, que aún faltan lugares por conocer y esta vez no vas sola. Cuando recuerdas todas las visualizaciones que hiciste hace un par de años, donde te veías acompañada de tu propia familia, donde estabas en un hotel hermoso en una montaña con tu pareja y alguien a lo lejos te gritaba mamá. Es ahí cuando sabes que efectivamente eres el espejo de la fortaleza, porque aún hay sueños por cumplir y no los dejarás ir tan fácilmente. Es cuando volteas al cielo y le pides a Dios la oportunidad de poder hacer tu propia vida.

Wednesday, July 08, 2015

Mis letras, mi vida.

Sólo un sentimiento tan grande y sublime puede regresar la inspiración, cuando la sangre vuelve a correr por todo el cuerpo y se siente, cuando la vida cobra vida, porque muchas veces estamos muertos y vamos como zombies. Cuando algo tan grande te impulsa a retomar las letras, lo que siempre fuiste, lo que eres pero que dejaste de lado y cubriste con mil máscaras. 

Se siente un nuevo respiro, aire limpio en cada instante, se van quedando a lo lejos recuerdos, tragedias, incluso personas de las que aprendiste mucho, pero el círculo se completó, todo pasa como fotografías, se las va llevando el tiempo. 

Va entrando el entendimiento del para qué todo lo vivido, de la esperanza que siempre se mantuvo latente a pesar de todas las tribulaciones, de las tormentas, había una luz al fondo llamada esperanza que susurraba hay algo más grande, hermoso, sublime, tal y como lo has soñado.

Y no, nunca me rendí y aquí estoy con la sangre corriendo, con el corazón latiendo, con la esperanza más viva que nunca, con mil sueños que se van cumpliendo uno por uno y con mis letras de regreso.